La historia de Marisol en Asper

Había una vez, una niña de nombre Marisol que vivía en una ciudad muy bonita, esa ciudad se llama Asper. Asper está ubicada en Tejona, es un lugar donde hay árboles frutales, jardines con flores silvestres y que los habitantes de la ciudad cuidan con esmero y dedicación. Allí en Asper, se encuentran centros comerciales, panaderías, supermercados, carnicerías, etc.

La mamá de Marisol de nombre Ángela le pide a la niña de 10 años que le acompañe a comprar lo que se necesita en la casa. Se dirigen a la panadería y compran pan y con un deco que es la moneda de la ciudad le dan una bolsa con 12 panes, también compran jamón, queso, leche y jugo y Ángela la mamá de Marisol paga por todo lo que compró cinco decos. Otro día, Ángela le dice a Marisol que le acompañe a ir al mercado central y allí, compran frutas, verduras, pollo, carne y Ángela pagó por todo lo que compró en el mercado cien decos. Al llegar a la casa Ángela le dice a su vecina Marta que compró muchas cosas en el mercado y que fueron muy económicas.

Marisol, es una niña que está estudiando tercer grado en la escuela que está cerca de su casa. La mamá todos los días lleva a Marisol al colegio donde es muy bien recibida, por su maestra de nombre Catalina y sus compañeros de clase. Al terminar las clases, Marisol se dirige a la biblioteca de la escuela y allí estudia y hace las tareas que le asignó la maestra Catalina. Después de pasar la tarde haciendo sus tareas, su mamá la busca al colegio para seguir el camino hasta la casa. En la casa, Marisol ayuda a su mamá a acomodar la casa a limpiar y después ella se sienta a ver la televisión sus programas favoritos mientras su mamá prepara la cena.

Marisol es una niña muy estudiosa y aplicada en el colegio y al terminar sus tareas la mamá le da permiso a la niña para ir a jugar con las hijas de Marta de nombre Rosa y Berta, las 3 son grandes amigas y juegan con las muñecas que tienen y también frecuentan el parque que está al frente de la casa, van con las mamás que las llevan y allí juegan con los columpios, al sube y baja que utilizan y cuidan. En el parque todo está muy limpio, porque el jardinero se encarga de barrer las hojas que caen de los árboles y los niños cuidan el parque con esmero.

A Marisol le gusta mucho vivir en Asper, porque es una ciudad muy limpia, donde las personas cuidan todos los espacios que utilizan y los niños aprenden a cuidar la ciudad, como les enseñan sus padres y también les enseñan en su casa a mantener todo limpio y ordenado.

Entradas Recientes

Ver todo

El circo Tin Tin va a la ciudad

En una apacible ciudad, durante el mes de Febrero se presenta todos los años el circo Tin Tin. El circo Tin Tin tiene muchas diversiones entre ellas los payasos, los malabaristas, los equilibristas,